Hombre

Llegamos por la noche al aeropuerto de La Habana, y luego de cambiar dinero en la CADECA (casa de cambio) que alli se encuentra salimos fuera para comenzar a negociar con los taxistas la tarifa por la que nos llevarian a la casa que habiamos reservado en la zona de “Centro Habana” (finalmente el precio fue 20 CUC, el CUC (peso convertible), es la moneda utilizada por los turistas y con la que se accede a practicamente cualquier cosa, la otra moneda que circula en Cuba es el “peso cubano” y con esta moneda podran comprar algun sandwich o helado por la calle, 1 CUC = 24 pesos cubanos).

El primer impacto que me dio la ciudad fue extraño, las luces eran muy tenues y apenas si se veian fachadas rotas, se veia muy poca gente por la calle que apenas se distinguia, daba la sensacion que nos estabamos metiendo en algun sitio no del todo seguro.

Esquina

Finalmente despues de unos 25 minutos de viaje en taxi llegamos a calle Concordia (o como dicen en Cuba, Concoldia) a “Casa Novo” (25cuc habitacion doble), la casa donde nos hospedariamos. Alli nos encontramos con un matrimonio muy simpatico que eran los dueños de la casa: Nicolas y Rosi, y ademas con una pareja de australianos (Matt y Nikki) con quienes finalmente compartiriamos gran parte de nuestro viaje por la isla.

Producto de la gran diferencia horaria, o quiza por los gallos que desde temprano empezaron a gritar a lo loco, a las 6:30 ya estabamos despiertos. Desayunamos en la casa en abundacia: frutas, pan, zumo, cafe, leche (3 cuc cada uno).

El auto y el mar

Ya con energia comenzamos a caminar la ciudad. Apenas salir de la casa y doblar en la esquina nos encontramos con esos coches tipicos de los años 50 de las postales y de fondo el mar y el Malecon.

En las calles de La Habana hay musica. Se siente musica salir de cualquier rincon. Al recorrer las calles se puede ver a la gente sentada en la puerta de sus casas, a alguna mulata bailando por instinto en el umbral de su casa al ritmo de alguna cancion que vaya a saber uno de donde sale, y a niños jugando al beisbol con medio palo de escoba que hace de bate y la tapa de una botella de agua que es la bola.

Carro roto

El Malecon es una mezcla curiosa de todo, parejas de enamorados junto a pescadores, coches antiguos y modernos, autobuses que resulta dificil creer que funcionen mientras a su lado pasa un bus rojo de dos pisos con turistas sacando fotos para todos lados, y todo esto mientras una lluvia de agua salada producto del choque de las olas contra las rocas decora el paisaje.

Caminamos por el Malecon hasta llegar al Paseo Jose Marti (Paseo del Prado) y luego fuimos a visitar el Museo de la Revolucion (5cuc).

Despues de recorrer el museo partimos hacia la “habana vieja”, donde paseamos por sus callecitas, comimos pollo con “moros y cristianos” (arroz con abichuelas), bebi una fresca cerveza Bucanero mientras Gemma tomaba una Tukola (bebida cola cubana muy buena), tomamos helados y algun mojito tambien.

Calle Obispo

Pasamos por la Bodeguita del Medio, llegamos hasta la Plaza Vieja (visitamos por 2 cuc la camara oscura que permite tener una vision de la zona desde la altura). Ahi mismo en la plaza vieja hay un bar restaurante muy lindo “Taberna de la Muralla”.

Por la noche cenamos en la casa que estabamos parando donde nos prepararon una cena fantastica compuesta de ensaladas, congri, langosta, bebida…. (10cuc).

Despues de cenar salimos con Nikky y Matt a tomar unos mojitos por la zona de la Habana Vieja. Estuvimos en un bar muy divertido llamado El Montserrat escuchando a un grupo cubano muy bueno.

El Montserrate

Al dia siguiente, temprano por la mañana, nos fuimos rumbo a la estacion Viazul donde tomariamos el autobus que nos llevaria a la provincia de Sancti Spiritus, a Trinidad, pero finalmente lo hicimos en un taxi que compartimos con otra pareja por el mismo precio (25 cuc cada uno) que el autobus y la ventaja de hacerlo en menos tiempo (tardamos una hora y media menos, en bus son 6 horas y media).

En Trinidad ibamos a quedarnos en un principio 3 dias pero finalmente lo hicimos por 5. Es un lugar especial, un pueblito de colores, lleno de puestos de venta de artesanias, casas de colores, calles empedradas. Al recorrerla se entiende rapidamente por que la llaman “Ciudad Museo” y por que fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

Paisaje

Caminamos casi todos los rincones de Trinidad a lo largo de los diferentes dias y cada noche visitamos uno de los varios sitios que hay para disfrutar musica en vivo: Casa de la Musica (en las escalinatas de la Plaza Mayor, es gratis y los camareros no esperan a que termines tu mojito para ofrecerte uno nuevo una y otra vez, mojitos a 2,50 cuc), Casa de la Trova (mi favorito, 1 cuc la entrada y los mojitos a 3 cuc, un sitio muy bonito) y Palenque de los Congos Reales (1 cuc la entrada, aqui se puede ver un show afro cubano muy bueno).

Hay varios restaurantes en los que comimos por menos de 10 cuc: Via Reale, Meson Regidor, Restaurante Plaza Mayor, ademas de los muchos paladares (casas que dan comidas con permisos para hacerlo) en que se puede comer. Lei en muchos blogs sobre “cuidado con los jineteros”, que son las personas que te quieren llevar a comer a algun paladar y cobrar una comision del sitio por ello, yo no veo mayor problema en esto, ni necesidad de entrar en panico por algun posible sobreprecio, tranquilamente se puede ir hasta el paladar y ver que hay para comer y los precios que ofrecen… en fin que yo no digo cuidado con los jineteros, simplemente escuchenlos que igual surge una opcion buena para comer…

Pensar

Un restaurante que merece una visita no por la gran calidad de la comida en si sino porque el sitio es hermoso es “Ruinas de Lionel” en la misma calle de la estacion de autobuses. Otro sitio para visitar por la tarde es Canchanchara, un barcito con su trago estrella del mismo nombre compuesto de miel, limon y aguardiente, siempre acompañado por algun grupo que se pone a tocar musica tradicional cubana.

Muy cerca de Trinidad se encuentra Playa Ancon, a donde se puede llegar en coco-taxi por 4 o 5 cuc, o bien compartiendo un taxi entre 4 personas por 8 cuc (los de mayor espiritu deportivo lo pueden hacer en bici tambien). Playa Ancon es muy linda, y ahi se mezclan cubanos y extranjeros. Arena blanca, palmeras y mar azul es lo que se encontraran alli.

Atardecer

Para comer al mediodia en la playa hay un restaurante que tiene varias opciones de menu por 5 cuc y tambien una pizzeria justo delante del hotel Ancon. Los demas sitios son solo para huespedes de los hoteles que hay alli.

Tambien visitamos el Valle de los Ingenios usando el tren a vapor (10 cuc) que sale por la mañana. El valle en si no me gusto demasiado, pero los paisajes que ofrece el viaje en el tren y las charlas que nos pegamos con las distintas personas que trabajan en los campos y que se van subiendo a lo largo del viaje si que valen la pena!

Felipe

Estando en Trinidad conseguimos una promocion muy buena para visitar Cayo Guillermo, asi que fuimos a pasar el fin de semana a esta isla paradisiaca. Despues de un viaje de cerca de 6 horas llegamos a este hermoso sitio y nos hospedamos en un hotel resort con todos los gastos incluidos (comida y bebida).

Cayo Guillermo (por la provincia de Ciego de Avila) ofrece la tipica playa de arenas blancas, con un mar del caribe que regala toda una variedad de tonalidades entre los colores verde y azul, y en el que se puede caminar hasta el aburrimiento sin que el agua supere el metro y medio de profundidad.

Relax

Los ultimos 2 dias los pasamos nuevamente en La Habana. Esta vez en Casa Novo no habia habitacion disponible, pero si lo habia en casa del suegro de Nicolas, el señor Gaspar, con quien compartir charlas fue un verdadero placer.

Estos dos ultimos dias visitamos el Capitolio (3cuc), fuimos caminando hasta la Plaza de la Revolucion, bajamos hasta la zona de Vedado, comimos helados en Coppelia y en Bim Bom, y caminamos hasta el cansancio por la Habana vieja y el Malecon.

Una zona muy linda y economica para almorzar o cenar es el barrio chino, una calle llamada Cuchillos te hace olvidar que en realidad se esta en Cuba.

Floridita

Visitar Cuba ha sido una experiencia muy linda. La calidez humana que recibimos, las charlas interminables que compartimos, los exquisitos platos que comimos, las hermosas playas que disfrutamos son solo algunas cosas para destacar. Tuvimos la posibilidad de estar alli el 1 de Mayo, y alli el dia del trabajador no es un festivo mas como cualquier otro, sino un dia en que salen a festejar por sus derechos, y las calles se llenan de musica y ron desde la mañana hasta las 6 de la tarde.

Llegue con muchas preguntas a las que encontre respuestas, pero me fui con mas preguntas de las que tenia al llegar. Como me dijo un taxista, a Cuba hay que entenderla…. pero es dificil de entender!!!

Sin lugar a dudas visitar Cuba es una experiencia de vida muy recomendable, salud!

Tertulia