Se agrandó la familia y éste es el primer post que pongo (espero que el primero de muchos) viajando con un niño, niña en nuestro caso:)

Volamos a Bari y de allí nos fuimos en coche a Monopoli, donde nos quedaríamos a dormir en casa de unos amigos y donde haríamos base para movernos por la zona.

Polignano2

Toda la zona que recorrimos es turística pero más bien a nivel local, de modo que se puede respirar y disfrutar una Italia auténtica. Moviéndonos en coche desde Monópoli a los distintos pueblos nunca tardamos más de 40 minutos, lo que deja claro que se trata de distancias cortas.

Monópoli es un pueblito con mucho encanto, chiquito, muy bonito, donde se come fenomenal y tiene una playa chiquita que se llena de gente pero donde siempre se termina encontrando algún hueco. De todos modos hay muchísimas calas por la zona de modo que en coche se encontrarán playas hasta aburrirse.

MONOPOLI

Básicamente nuestros 4 días consistieron en ir a la playa por la mañana, comida de “la mamma” al mediodía, siesta, y luego por la tarde ir a recorrer algún sitio de ese modo disfrutábamos nosotros y Nora no se sentía muy cansada.

Una tarde fuimos a Alberobello. Este pueblito es característico por sus casitas llamadas “Trulli” las cuales fueron declaradas patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Los trulli con casitas de piedra caliza que tienen el techo con forma de cono

Alberobello

Otra tarde visitamos un pueblito muy lindo llamado Locorotondo. Sus callecitas son para perderse, pero es tan chiquito que se encuentra la salida de inmediato! Aquí cenamos en un restaurante llamado La Braceria, realmente genial, la terracita era encantadora, los entrantes uno mejor que el otro y eso que probamos 4 o 5, finalmente los platos de carne estaban buenísimos, buena carne y bien cocinada, y con vino costó en torno a los 30 euros por persona, lo que no es barato pero la gran calidad de la cena que disfrutamos lo justificó.

Polignano

El último pueblo de la zona que visitamos fue Polignano a Mare, este pueblo es hermoso, pero es el más turístico de todos los que nombré. Sus casas blancas al borde del acantilado y en contraste con el mar azul las vuelven una tentación para las fotos.

En Monopoli recomiendo un muy buen restaurante para comer pescado y marisco: Il Guazzetoo, y La Dolce Vita en la Piazza Garibaldi para comer una buena pizza.

Sé que este post no es el más informativo pero espero que abra las puertas para vistar una Italia mas desconocida internacionalmente, hasta la próxima!

Alberobello2